​​ ​Hoy en la 
Historia de Guatemala ​​

21 de abril de 1829:
Morazán expulsa a la familia Aycinena y establece una dictadura en Guatemala

Artículos recientes

General hondureño Francisco Morazán
Fotografía de "Revista Militar"
Imagen tomada Wikimedia Commons
El 21 de abril de 1829, el general liberal hondureño Francisco Morazán era dueño y señor de la Ciudad de Guatemala, y de toda Centroamérica.  Había vencido a las autoridades conservadoras de Guatemala y, con ello, había alcanzado el poder absoluto de la República Federal de Centro América.  Era el momento de imponer su autoridad y de eliminar a sus rivales politicos: la familia Aycinena .
Retrato de Mariano de Aycinena
Publicada por "La Locomotora" en 1906
Imagen tomada Wikimedia Commons
Después de haber aceptado la capitulación incondicional el 11 de abril de ese año -de por sí ya un hecho humillante- el hasta entonces gobernador de Guatemala, don Mariano de Aycinena fue enviado a prisión domiciliar, mientras que todos sus colaboradores -la mayoría miembros de la familia Aycinena- fueron despedidos de los cargos públicos que tenían y obligados a devolver los salarios que habían devengado desde que fueron nombrados. 
Escudo del Estado de Guatemala
Bibioteca Nacional de Guatemala
Imagen tomada Wikimedia Commons
Pero eso no era suficiente para Morazán: el 21 de abril de 1829, pretextando que los Aycinena habían enviado armas y pertrechos a la region de Los Altos, convocó a todos los miembros de la familia Aycinena al palacio colonial, en donde había establecido su cuartel general, para un asunto de sumo interés.  Cuando ya todos los miembros del partido conservador estaban en un salón, ingresaron los soldados liberales y los redujeron, llevándolos luego en procesión hasta el edificio de la Universidad de San Carlos de Guatemala , en donde quedaron prisioneros.  Morazán declaró nula la capitulación incondicional  y redujo a prisión a todos los conservadores; posteriomente, los expulsó del territorio centroamericano y les expropió todos sus bienes.  La misma suerte corrieron los miembros de las órdenes regulares (franciscanos, dominicos, mercedarios y otros), quienes también fueron desterrados y perdieron sus conventos y grandes extensiones de terreno en sus doctrinas.

Morazán se constituyó entonces en dictador en Guatemala, y gobernó con mano de hierro.  Tiempo después salió del país, dejando a cargo de la gobernatura del estado al Dr. Mariano Galvez, quien intentaría implementar la vision liberal:  es decir, eliminar la influencia de la religion católica en la sociedad, permitir la libertad de cultos, legalizer el matrimonio civil y el divorcio y eliminar el diezmo obligatorio para las parroquias.  La situación no favoreció a Galvez, pues los curas párrocos que no habían sido expulsados se encargaron de inculcar a los ciudadanos -especialmente en las áreas rurales- que las reformas sociales, legales y comerciales de los liberales eran en realidad actos heréticos reñidos con la religion católica.