​​ ​Hoy en la 
Historia de Guatemala ​​

Artículos recientes

6 de enero de 1960:
Arzobispo Mariano Rossell devuelve el templo de San Francisco de Antigua Guatemala a los franciscanos, tras casi doscientos años de abandono
Ruinas de la Iglesia de San Francisco en 1897, tras los terremotos de 1773 y de 1874.
Imagen tomada Wikimedia Commons
El arzobispo Mariano Rossell y Arellano fue un decidido opositor a los regímenes revolucionarios de Arévalo y del coronel Arbenz; pero su intención iba mucho más allá de únicamente combatir a la amenaza del "comunismo ateo", como el llamaba a estos regímenes.  En los años en que el arzobispo Rossell llegó a la mitra, la situación de la Iglesia Católica en Guatemala era paupérrima:  el diezmo obligatorio había sido abolido en 1871, lo que dejó al arzobispado en una crisis económica sin precedentes, y las órdenes monásticas habían sido expulsadas y tenían prohibido retornar al país, y las hordas de Francisco Morazán en 1829 y de las fuerzas liberales en 1871 habían despojado a los templos de muchos de sus tesoros.
Iglesia de San Francisco tras su reconstrucción en la década de 1960.
Imagen tomada Wikimedia Commons
A pesar de todo, la fe católica de los guatemaltecos de las áreas urbanas permaneció fuerte. Y aprovechando su gran participación en el derrocamiento del régimen arbencista en 1954, Rossell y Arellano logró que en la constitución aprobada en 1956 se otorgara permiso a la Iglesia Católica a tener bienes nuevamente, y también que se permitiera la educación religiosa y que fuera apoyada por el Estado.  De esta cuenta, surgieron varios colegios católicos además del colegio de Infantes, que había sido la única institución educativa católica que se sostuvo durante los regímenes liberales y revolucionarios.  Aunado a este auge en la educación católica en la década de 1960 se observó un descenso en la calidad de institutos que fueron sumamente prestigiosos y elitistas durante los gobiernos liberales y revolucionarios: específicamente el Instituto Central para Varones, la Escuela Normal y el Instituto Central para Señoritas Belén.

Así lucía el interior de San Francisco cuando se filmó la película de Tarzán en 1935.
Imagen tomada Wikimedia Commons
Como parte del cambio religioso en Guatemala retornaron los franciscanos, los dominicos y los jesuitas.  En el caso de los franciscanos, el arzobispo les retornó el templo de San Francisco el Grande, (conocido por muchos guatemaltecos por ser la iglesia en donde está sepultado el Hermano Pedro) el cual había estado en ruinas y abandonado daesde 1773.  Era tal el estado de abandono del templo, que fue usado en la década de 1930 para filmar una película de Tarzán en su interior. Los franciscanos contaron con el apoyo del presidente Miguel Ydígoras Fuentes y lograron reconstruir el templo, el cual fue abierto al culto en 1967.
Ruinas de San Francisco y Santa Clara a principios del siglo XX
Imagen tomada Wikimedia Commons.

  • Recinos, Adrían (1922). La ciudad de Guatemala, crónica histórica desde su fundación hasta los terremotos de 1917-1918. Guatemala